El arte del desnudo

La primera vez que vi un desnudo fue cuando tendría 14 o 15 años, ya no me acuerdo bien, por entonces cada mañana de los sábados me pasaba pintando al óleo bodegones y aprendiendo junto a un gran maestro y artista:  Palacios. Gracias a él aprendí la magia de los colores, las formas, que una pincelada al lado de otra puede causar efectos diferentes, primero hay que pintar pero se tiene que alejarse del cuadro para saborear el resultado que va quedando como “posible final”, que cada pincel es una extensión de tu mano… Y que entre pincelada y pincelada hay que descansar, observar la obra de los otros estudiantes, investigar libros, tomar un poco de agua, echarse unas risas, relajarse… Para que al regresar frente a tu cuadro puedas dar mucho mas de ti mismo.

De esos 7 u 8 años que estuve allí, recuerdo que aprendí mucho, e incluso mucho mas que en la carrera, también recuerdo que la primera vez que vi un desnudo me impresionó, y me costó darme cuenta que simplemente hay que mirar las curvas, las formas… Y traspasarlo al papel, forma parte del arte. En los años que estuve en la universidad fui investigando mas acerca de los cuerpos, y tengo que reconocer que muchas veces estuve a punto de suspender sino fuera por una profesora que tuve en 2º de carrera que me enseñó bastante y me hizo sudar la gota gorda, pero gracias a ella empecé a conocer mas al propio cuerpo en un papel. Empecé a relajarme un poco mas, no estar tan tensa delante de un ingress que siempre pedíamos para realizar el dibujo, ni pensar en: “¿cómo voy a rellenar toda esta hoja si no se ni como empezar?” Y comencé a disfrutar… Pero no fue hasta el último año de carrera que coincidí con Molinero Ayala cuando el desnudo se convirtió en uno de mis temas preferidos, perdí un poco el miedo y me dejé llevar… Como trabajo final realizamos un libro de artista, yo escogí el tema de la soledad y le llamé: “Todo y Nada”. Molinero me transmitió de nuevo la ilusión por dibujar que creo que había perdido a lo largo de la universidad, a través de los trabajos que nos mostraba y sus recomendaciones, no solo aprendí a que el dibujo puede estar a la altura que el óleo, sino que un buen lápiz y un papel a tiempo puede captar simplemente una esencia que llena todo.

 

 

Desde entonces se ha convertido uno de mis temas preferidos, muchas personas me preguntan por qué siempre dibujo desnudos, yo solo puedo decir que los temas que suelo escoger se adaptan a la perfección a  ellos, porque hablan de situaciones y pensamientos que todos tenemos en mas de una ocasión, momentos que nos hacen pensar en decisiones y necesitar de momentos de soledad para escoger la respuesta mas adecuada. En ese momento es como si estuviéramos solos con nosotros mismos, desnudos, sin maquillaje ni apariencias, simplemente con quién somos realmente. Y el desnudo consigue que todo ello se pueda mostrar a la vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s